lunes, 14 de abril de 2014

Pollo a las finas hierbas y cítricos



Toc, toc..Hay alguien????

He estado mucho tiempo sin subir un post; fueron unos meses de muchísimo trabajo y ajetreo, sin tiempo libre para editar fotos, comentar, ni escribir una entrada.

Much@s de vosotr@s sabéis que en estos meses he llevado a cabo un proyecto, una ilusión, junto con mi socia Antia, que se llama LA TETERÍA DE ROSE BAKERY. En menos de dos meses nos decidimos a montarla, buscamos el local, lo arreglamos, lo decoramos, buscamos proveedores e hicimos la fiesta de inauguración...no está nada mal eh? En la decoración nos han ayudado las chicas de Decoria, os dejo el link pinchando aqui


Os dejo unas fotos y un link al facebook, por si os apetece pasearos un poco por ella!!!






Y ahora a la receta.

Veréis la primera vez que probé este plato era yo bien pequeña, no recuerdo que edad tenía, pero sí que me encantó. Tiene un punto acarmelado, sin llevar ni pizca de azúcar, y era un plato que solía poner mi tía de vez en cuando. Dicho sea de paso, ella lo hacia con pollo de casa, cosa que ahora es algo difícil, pero lo podemos hacer con pollo campero, para intentar acercarnos a su sabor y olor original.

Tardé mucho tiempo en averiguar cuál era ese ingrediente secreto que usaba mi tía y que le daba ese sabor tan dulce!!! era limón!! sí sí el limón, cítrico que crece en toda finca gallega que se precie, xobre todo en la zona de As Rías Baixas. 

Pues es el limón, el que le da un punto especial a la receta, que además la convierte en una receta sana y ligera ya que casi no lleva aceite. Ideal para la dieta del biquini, o de lo que cada uno quiera! tengo una amiga que dice que dice que a ella lo que le gustaría llevar es el burquini!! jajaja


Ingredientes para 4 personas:
  • 8 muslos de pollo
  • 1 limón
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • sal 
  • orégano, romero, pimientas variadas recién molidas
  • 2 dientes de ajo
  • medio vaso de agua


Preparación:

Ponemos en un bol el aceite, el zumo del limón, orégano, romero los ajos machacados y las pimientas recién molida. Emulsionamos bien, y pintamos con esta salsa los muslos del pollo. Dejamos como mínimo un par de horas el pollo con la salsa antes de cocinarlo.

En una cazuela, colocamos el pollo con toda la marinada y lo doramos a fuego fuerte unos minutos. Que tome un buen color. Salamos y añadimos medio vaso de agua, y dejamos que se cocine a fuego lento unos veinte minutos más.

Para acompañarlo, preparamos una buena ensalada, en este caso con lechuga, tomate, cebolla, y remolacha. Le queda ideal un arroz blanco.

Bo proveito!¡buen provecho!

lunes, 10 de febrero de 2014

Brazo de gitano de fresa relleno de nata y fresas al champangne: Be my valentine!!




Pensando en hacer un postre para San Valentín, apareció en mi memoria la imagen de Carrie Bradshaw (protagonista de Sex and the City, o Sexo en Nueva York) con su espectacular vestido verde de tul en el puente de París con su amado Mr Big.



Y unido a París aparecen las fresas y el champangne, combinación que me fascina, tan sencilla y fácil como espectacular.

Pues bien, de todo este batiburrillo sale este postre. 

Sé que hay muchos que reniegan de este día "tan comercial", que el amor es algo que hay que cuidar día a día...en fin, que estoy de acuerdo con todo esto, pero también debería aplicarse a muchas otras fechas que se celebran...para mi es una oportunidad de hacer un pequeño "break", una pausa, y tener una excusa para sorprender, mimar...a la persona amada. Ni siquiera tiene que ser un regalo, ni algo costoso, suficiente con un postre pensado para esa persona, una comida especial...

Así que os dejo mi pequeño regalo de San Valentín.

Ingredientes:

    Para el brazo de gitano:
  • 4 huevos medianos
  • 150 g de azúcar
  • 150 g de harina tamizada
  • una pizca de sal
  • 2 cucharaditas de levadura 
  • aroma de fresa
  • colorante rosa

    Para el relleno:
  • Un vasito pequeño de champangne
  • 500 g fresas
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 400 ml de nata para montar
  • 200 g de azúcar 

Preparación:

Batimos las yemas con la mitad del azúcar, hasta que doblen su volumen y blanqueen; teñimos con el colorante rosa y le añadimos unas gotas de aroma de fresa, y mezclamos muy bien.

Montamos las claras a punto de nieve y añade el resto del azúcar. Incorporamos las claras a las yemas con movimientos envolventes para que no se bajen. Añadimos la harina y la levadura bien tamizadas, y con una espátula las vamos integrando. Separamos un par de cucharadas de la masa y añadimos un poco más de colorante y mezclamos. Lo ponemos en una manga pastelera deshechable a la que le hacemos un pequeño orificio.

Ponemos un papel de horno en la bandeja del horno, y con la manga vamos haciendo decoraciones de corazones sobre el mismo. Horneamos en horno precalentado a 170º un par de minutos. Retiramos del horno y volcamos el resto de la masa cubriendo todo el papel. Horneamos a 170º unos 15 minutos.

Pasado ese tiempo, pinchamos para ver si está bien hecho y lo sacamos de la bandeja volcándolo en un paño humedecido.

Retiramos con cuidado el papel de cocina, y ayudándonos del paño lo envolvemos y dejamos que enfríe completamente.



Entre tanto, picamos las fresas y las ponemos a macerar en el champangne junto con tres cucharadas de azúcar blanco y las metemos en la nevera. Reservamos algunas para la decoración.

Cuando el bizcocho esté frío, separamos las fresas del liquida han soltado.

Estiramos con cuidado el bizcocho y lo mojamos con este almíbar. Montamos la nata, y a medio montar le añadimos poco a poco el azúcar y seguimos montando hasta que esté muy dura.

Untamos el bizcocho con la nata montada, le colocamos las fresas y vamos enrollándolo con cuidado.


Cortamos los laterales del brazo para que quede más vistoso.


Cortamos a la mitad unas tres o cuatro fresas, las pinchamos con  brochetitas de plástico en forma de corazón y las pasamos por chocolate blanco derretido, y otras por chocolate con leche también derretido. Con ellas decoramos nuestra bandeja para presentar el postre.

Lo guardamos en la nevera unas horas antes de servirlo. Lo podéis hacer perfectamente de un día para otro.


Bo provecho! ¡Buen provecho!

jueves, 6 de febrero de 2014

Zarzuela de pescado




La receta que os dejo hoy, es una receta tradicional, de las de siempre y que siempre te dejan bien. En casa les encanta. Os aconsejo comprar pan con generosidad!!

Ingredientes para 6 personas:
  • 6 rodajas hermosas de rape
  • 6 rodajas de rodaballo
  • 6 rodajas de sargo
  • 150 ml de vino brandy
  • 1/4 l de caldo de pescado
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 2 pimientos choriceros
  • 3 tomates 
  • dos cucharadas de harina de almendras
  • aceite, sal y harina de trigo
Preparación:

Ponemos a remojo los pimientos choriceros en agua bien caliente. Retiramos la carne del pimiento y la reservamos.

Yo preparé un caldo con las cabezas de los pescados, una zanahoria y una cebolla. Dejé que cociese todo junto en un litro de agua, durante una media hora. 

Picamos muy fino la cebolleta, la pochamos en una sartén con aceite de oliva, y cuando empiece a dorarse añadimos los ajos y la carne del pimiento. Una vez tomen color los ajos, añadimos los tomates pelados y cortados en dados y salamos. Para pelar los tomates los escaldamos en agua caliente y le retiramos la piel.

Dejamos que el sofrito se haga durante unos minutos y regamos con el vino y el brandy. Después de un par de minutos, añadimos 1/4 de litro del caldo. Debe cocer todo junto una media hora.




Salamos el pescado y pasamos ligeramente por harina. En una sartén con aceite de oliva, lo freimos un minuto por cada lado y lo vamos colocando en una fuente apta para el horno.


Volcamos sobre el pescado el sofrito. Añadimos las dos cucharadas de harina de almendra y metemos al horno precalentado a 160º, durante unos 15 minutos. Debemos vigilar que no se quede sin salsa, y le vamos agregando un poco del caldo de pescado.

En una bolsa para asar, ponemos 12 patatas pequeñas a las que le añadimos sal, un chorrito de vino blanco, y un poco de hierbas aromáticas. Cerramos la bolsa y asamos junto con la fuente del pescado. 

Servimos el pescado emplatando una rodaja de cada variedad junto con un par de patatas asadas y regamos con la salsa.

Bo proveito!¡Buen provecho!

viernes, 31 de enero de 2014

Tarta de queso con un suave toque de limón


Esta es una tarta sencillamente deliciosa, suave...

La receta se la tomé prestada a mi amiga Pepi Pi del blog "Un cachiño doce". Pasaros por su blog y veréis qué recetas tan fantásticas tiene, una fotografía cuidada... Es un blog por el que apetece pasear y curiosear, siempre encuentras una receta sorprendente, apetecible... 

Necesitamos:

Para la masa quebrada (yo usé la receta que hago siempre, la de ella la tenéis en el link que os dejo arriba):

  • 200 g de harina normal
  • 6 cucharadas de aceite de girasol
  • 6 cucharadas de leche entera
  • 50 g de azúcar
  • una pizca de sal
Para el relleno:
  • 100 ml de nata
  • 400 g de queso suave tipo mascarpone
  • ralladura de 1 limón ( no usé la ralladura de naranja que lleva la receta original)
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar
  • unas gotitas de esencia de vainilla


Empezamos:
Para preparar la masa quebrada colocamos la harina en forma de volcán y le ponemos en el centro el aceite y vamos mezclando con los dedos. Añadimos la pizca de sal y el azúcar. Vamos añadiendo poco a poco la leche y amasando hasta obtener una masa homogénea. Dejamos reposar una hora.

Pasado este tiempo, enharinamos una superficie de trabajo y estiramos la masa lo suficiente para forrar el molde que hemos escogido. En este caso uno rectangular al que he pincelado con mantequilla y he añadido azúcar en vez de harina, me gusta más cómo queda.

Pinchamos con un tenedor la masa y dejamos reposar mientras preparamos el relleno.

En un bol amplio batimos con un tenedor el queso hasta que esté suave. Es mejor sacarlo con tiempo de la nevera. Mezclamos con las yemas, el azúcar, la ralladura de limón y las gotita de esencia de vainilla.

Montamos la nata y la incorporamos con cuidado a la crema de queso, Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos con movimientos envolventes a la mezcla anterior, con cuidado para que no se bajen.

Precalentamos el horno a 170º, y volcamos esta crema en el molde forrado con la pasta quebrada. Estará cocida en unos 45 minutos, dependiendo del grosor de la tarta. Para saber si está lista la pinchamos con una brocheta de madera y si sale limpia es que podemos apagar el horno. Si la tarta se dora mucho y aun no está hecha la debemos tapar con un papel de aluminio.

Dejamos enfriar como mínimo dos horas antes de desmoldar.

Decoramos con azúcar glas.

Bo proveito!¡Buen provecho!

Imprime la receta